Volver al índice de Tu Salud

MARCAPASOS, EL RITMO DE LA VIDA

Si buscamos la palabra Marcapasos en un diccionario se obtiene la siguiente información: Aparato electrónico de pequeño tamaño, generador de impulsos que excitan artificial y rítmicamente a un corazón incapaz de contraerse por sí mismo con regularidad (electroestimulación). Este pequeño instrumento implantable está dotado de un circuito electrónico y funciona gracias a una pila de litio. Los breves impulsos de corriente eléctrica que genera son transmitidos a través de un electrodo especial, unipolar o bipolar, al músculo cardíaco.

Para el portador de un marcapasos, es además, un aparato que le devuelve la vida, que le permite vivir la vida al ritmo que él precisa.

HYMAN fue el primero que estimuló el corazón con un generador de impulsos externo con unos cables que entraban en el pecho hasta el corazón y que cargaba manualmente con una manivela. Este fué el nacimiento de la estimulación cardiaca, pero fue el Dr. SENNING quien inició la estimulación cardíaca, tal como se entiende hoy en día con el marcapasos, con el generador de estimulos implantado dentro del cuerpo en 1958.

Las primeras pilas fueron de níquel-cadmio, fueron sustituidas por las de mercurio-zinc y finalmente aparecieron las actuales de litio, que ofrecen numerosos ventajas: no se oxidan, duran más, son mucho más pequeñas, necesitan mucha menos protección, permitiendo que el marcapasos sea más pequeño.

IMPORTANTE

Tres son las únicas obligaciones que tiene el portador de un marcapasos:

1- Todo portador de un marcapasos tiene que llevar siempre su carnet. En este carnet consta la identificación exacta del tipo, marca, modelo y fabricante del marcapasos; quién se lo puso, cuándo y por qué causa, así como el nombre del especialista, el teléfono y el centro en el que ha de realizar sus revisiones del marcapasos. Es un carnet de la Comunidad Económica Europea, pero está aceptado en Estados Unidos, Latinoamérica, Asia y África.

2- Todo portador de un marcapasos debe acudir a sus visitas periódicas de control del marcapasos. Hoy en día, aunque no está oficialmente reconocido, ya hay especialistas de marcapasos. Estos especialistas saben las tres cosas que hacen falta saber en esta especialidad: cirugia, cardiología e informática. Y estos especialistas son capaces de estudiar y adaptar las condiciones del marcapasos que lleva cada persona en cada visita de control. Por desagracia existe un porcentaje, probablemente elevado, de personas portadoras de marcapasos a las que nadie controla y en las que existen numerosos accidentes, incluso muertes por esta causa. Todas estas personas se beneficiarían tanto en su calidad de vida como en su esperanza de vida si se controlaran adecuadamente por un especialista en marcapasos.

3- Todo portador de marcapasos tiene el derecho y la obligación de vivir bien y hacer la vida que quiera.

Otro paso importantisimo en la historia del marcapasos fue la aparición de los circuitos integrados que sustituyeron a los transistores que además de reducir el tamaño, han permitido la programación del marcapasos y la comunicación en dos direcciones: del especialista hacia el marcapasos y del marcapasos al especialista, mediante ondas electromagnéticas (telemetría) y no mediante campos magnéticos como hasta entonces. Esta comunicación bidireccional, programador-marcapasos:marcapasos-programador ha permitido también confirmar la modificación de las características del marcapasos. Finalmente, dentro de esta breve historia de los marcapasos, otro paso importante fué cuando aparecieron los sensores, detectores de un cierto parámetro metabólico o físico de la persona, que informan al marcapasos de la frecuencia cardiaca necesaria en aquel momento para el funcionamiento normal del organismo. En el momento actual los marcapasos son pequeños aparatos supersofisticados, son ordenadores que tienen la virtud de ser modificables en todos sus parámetros, que averiguan qué actividad física y/o psíquica existe en un momento dado y en función de la misma dan una respuesta en frecuencia cardíaca adecuada.

Marcapasos: Aparatos Inteligentes

El hecho de que sea posible "programar" un marcapasos desde fuera representa la posibilidad de adaptarlo a las necesidades de cada persona que lo lleva, en cada una de las visitas periódicas de control que deben realizarse. Por ejemplo, un bebé recién nacido necesita una frecuencia cardíaca de 180 pulsaciones por minuto cuando está despierto y de 100-110 ppm cuando está durmiendo. Al año necesita 170 ppm cuando está despierto y 85-90 ppm cuando duerme y a los dos años 160 ppm, etc., por lo que hay que adaptar el marcapasos a las necesidades de cada persona en cada momento.

Antonio

Antonio padecía la enfermeda del nodulo sinusal, que hacía que su corazón se parara por la noche. Roncaba mucho, se despertaba de golpe con mucha angustia porque hacía paradas respiratorias y tenía pesadillas por la falta de oxígeno a su cerebro. Su mujer estaba permanentemente asustada por la noche mirando a su marido porque hacía estas paradas respiratorias y tenía miedo de que se muriera. Cuando se le puso el marcapasos, dejó de roncar y de tener apneas, duerme bien y no tiene pesadillas. Su mujer también duerme bien.

En el adulto estos cambios son más espaciados, pero también son necesarios, porque los infartos, las isquemias miocárdicas, el engordarse o el adelgazamiento, la anemia, los problemas de riñón, los cambios del azúcar en la sangre de los diabéticos, etc., pueden hacer que cambien los parámetros eléctricos del corazón respecto al marcapasos.

Los más modernos marcapasos son aparatos inteligentes que no solo se limitan a detectar un potencial eléctrico, sino que lo interpretan y saben si pertenece o no al corazón. Por tanto, en el momento en que hay un potencial eléctrico externo al corazón, también lo reconocen y no responden. Los portadores de estos marcapasos, si pasan accidentalmente por campos eléctricos, como los de los aeropuertos, no corren el riesgo de que se pare su marcapasos como hacían los antiguos. Pero, dado que los equip0os detectores de los aeropuertos "pitan" por el contenido metálico del marcapasos, los portadores deben llevar su carnet de identificación europea de marcapasos para documentar a la policia que llevan un marcapasos.

¿Qué Es y Para Qué Sirve el Marcapasos?

El portador de un marcapasos debe saber qué es un marcapasos y por qué tiene que llevarlo. El ejemplo de definición del funcionamiento del marcapasos que nos ofrece el Dr. Guerola podría ser el siguiente:

"La luz llega bien a la caja de los plomos pero no llega al comedor y eso quiere decir que hay que poner un cable nuevo, que hay que hacer una instalación paralela para que la luz llegue desde esta caja de plomos hasta el comedor. La caja de los plomos es la aurícula y el comedor o sala principal es el ventrículo (de hecho, en latín, ventrículo quiere decir sala principal) y es allí donde hay que hacer llegar esta corriente que no le llega".

El Electrodo del Marcapasos

El marcapasos es un aparato que genera impulsos a partir de una pila y podría comparase al disco duro del ordenador que se puede tener en casa. De la misma forma que un ordenador funciona con el programa adecuado, el electrodo es la vía de comunicación del marcapasos con el corazón. No se puede concebir un marcapasos que funcione bien sin un buen electrodo. Por muy buen ordenador que se tenga, si estas ordenes no son trasmitidas y no se recibe la información de forma correcta, de nada sirve que el marcapasos sea una maravilla.

Montse

A Montserrat se le puso el primer marcapasos a los doce años y actualmente ha tenido un niño. Aunque se han tenido que cambiar las pilas en varias ocasiones, los nuevos marcapasos están dando más seguridad en el tratamiento y permiten llevar una vida absolutamente normal.

Durante mucho tiempo los electrodos se han ido descuidando, los médicos no les han prestado atención, pero de hecho el electrodo es la parte fundamental y la que en el caso de los niños ha determinado que hasta 4 años después de disponer del marcapasos apropiado no se haya podido poner en los niños.

El electrodo del marcapasos también ha sufrido grandes modificaciones hasta la actualidad y hoy en día puede decirse que el electrodo ideal es aquel que reúne las siguientes condiciones: muy flexible, por tanto crea poca presión sobre el corazón; muy fino, por tanto puede ser canalizado (cateterizado) por una vena muy pequeña, sin ocasionar la trombosis de la vena; tienen un cabezal muy pequeño, creando poca agresión dentro del miocardio; tiene muy poca resistencia, él mismo, dentro del cable, por lo que se perderá muy poca energía al mandar la corriente desde el marcapasos hasta la punta; y por último que la punta sea biocompatible y con baja polarización, que quiere decir que provoquen menos inflamación en el corazón.

Estos electrodos, prácticamente ideales, aparecerán en el mercado muy pronto, harán que el marcapasos dure 2 ó 3 años más que lo que duraría con un electrodo normal.

Miguel

Es médico y aunque era portador de un marcapasos de los denominados de "piñón fijo", su enfermedad cardíaca hacía que sus pacientes tuvieran que ir a visitarlo a él porque era incapaz de realizar la actividad que suponía pasar visita por la sala del hospital. Con uno de estos nuevos marcapasos, además de pasar visita por la sala, puede volver a practicar deportes de fuerza y resistencia como el esquí o el tenis.

Indicaciones del Marcapasos

La indicación típica, convencional, la primera indicación del marcapasos es cuando la corriente que sale de la aurícula, de la parte directora del corazón que es el nódulo sinusal, no llega a los ventrículos. Si los ventrículos no se paran, lo cual ocasionaría la muerte de la persona, laten muy lentamente gracias a un foco auxiliar que proporciona una frecuencia cardíaca muy baja, un máximo de 60 ppm, que evidentemente deja al paciente en una situación muy comprometida.

Otras indicaciones, por ejemplo es cuando el nódulo sinusal se ha vuelto loco, la llamada enfermedad del nodulo sinusal, y es incapaz de decir cual es la frecuencia adecuada a cada momento. Por ejemplo, cuando la persona está durmiendo puede decir que la frecuencia correcta es de 100 ppm y cuando está corriendo puede decir que es de 30 ppm. Para esta enfermedad hoy en día existen unos marcapasos de respuesta en frecuencia que determinan las necesidades del organismo y proporcionan la frecuencia cardíaca adecuada a cada momento.

Hoy en día se está estudiando su utilidad en las miocardiopatías sin necesidad de que haya ningún trastorno de la conducción; en el tratamiento de las taquicardias, en sobre-estimulación; etc.

Otra reciente indicación del marcapasos es la prevención del paro cardíaco y de la muerte súbita en una persona en la que se sospecha que puede tener un problema eléctrico en el corazón, a la que por si acaso se le pone el marcapasos. Por ejemplo en personas que han sufrido un infarto y quedan con un bloqueo de rama izquierda.

Luis

Con más de ochenta años, estaba en tan malas condiciones que no sabía ni quien era, se le tenía que dar la comida por sonda nasogástrica, era incapaz de masticar, etc. Con un marcapasos fisiológico no solo mastica sino que practica el esquí.

Revisión Periódica del Marcapasos

De la misma forma que muchas de las máquinas que se tienen en casa (lavadoras, frigoríficos, etc.) o el coche, por ejemplo, los portadores de marcapasos deben acudir a revisiones periódicas de su marcapasos. La organización más internacional sobre marcapasos que existe hoy en día y por la que se rigen los especialistas en marcapasos es la NASPE (North American Society of Pacemakers and Electrophysiology; Sociedad Norte-Americana de Marcapasos y Electrofisiología) recomienda que el marcapasos se revise cada 6 meses como máximo.

Uno de estos controles bien hecho puede dar una garantía casi absoluta de que durante 8 meses el marcapasos funcionará correctamente. En este control se adapta el marcapasos a las nuevas situaciones metabólicas o físicas que hayan podido presentarse en el intervalo desde el anterior control y se comprueban los parámetros de funcionamiento con el margen de seguridad suficiente para que no falle delante de ninguna situación, con la garantia de que no pasará nada.

Fernando

Fernando había sido representante de los que iban tienda por tienda, había tenido una vida muy activa y de golpe se vió incapacitado para esta vida y pensando que era la edad, lo único que podçia hacer era sentarse en el sillón y ver la televisión. Sus nietos jugaban y hacían ruido, le molestaban, por lo que en ocasiones hacía un esfuerzo y cuando los tenía a tiro les golpeaba con su bastón para que se callarán y le dejaran oir la televisión. Más adelante, alrededor de su sillón siempre había un círculo equivalente a la longitud de su brazo más su bastón en el que no entraba ninguno de los nietos. Un buen día un médico le tomó el pulso y lo encontró a 30 ppm y se le puso un marcapasos. Ahora es capaz de andar, es capaz de hacer la vida que quiere, pero además ha cambiado su carácter: los nietos que antes se mantenian a distancia de su bastón, ahora se le suben encima, juegan con él y él con ellos.

Estos controles deberían realizarse con unos aparatos especialmente diseñados que son capaces de interconectarse solamente con un marcapasos, de una determinada marca y modelo, de la misma forma que dos ordenadores que tengan un programa informático compatible pueden interconectarse e intercambiarse información. Sin estos aparatos específicos no se puede explorar correctamente el funcionamiento del marcapasos, no se pueden adpatar a la situación actual de la persona que lo lleva y no se conoce el margen de seguridad.

En los marcapasos antiguos cuando se agotan las pilas se reduce la frecuencia cardíaca y todos los portadores de este tipo de marcapasos creen que tomándose el pulso hay bastante para saber si el marcapasos funciona bien o mal. Los marcapasos actuales no, hasta el último latido que sea capaz de dar la pila, lo hará a la frecuencia a la que están programados. Así pues en los marcapasos nuevos es imposible, salvo que se tenga un programador, saber como está la pila y cuánto tiempo de vida le queda al marcapasos, que es lo que más angustia a los portadores. Eso no se puede decir si no hay un programador, y si una persona, cardiólogo, internista, especialista en marcapasos, con el correspondiente programador no estudia, evalúa y reprograma el marcapasos. Si no se reúnen estos requisitos, a esta persona portadora de marcapasos no se le ha realizado el control correcto.

Manuel

Manuel llevaba un marcapasos de "piñón fijo", tenía 8 años, no hacía ejercicio en la escuela porque estaba dado de baja para ello. Decía que se encontraba bien. Hasta que a los 12 años, un día decidió que tenía que perseguir a las niñas y que tenía que competir con sus amigos para salir con ellas. Él no era capaz de correr como los demás, no era capaz de jugar como los demás; si él no era capaz de tirar una piedra o de pegarle una patada a la pelota, jugar a fútbol, etc., pues las niñas no se fijaban en él. Entonces Manuel, que siempre dijo que estaba bien, en aquel momento dijo ¡NO!, necesitaba competir y eso no lo podía hacer. Se le cambió el marcapasos por uno fisiológico y a los 6 meses, en la siguiente visita estaba desconocido, ya no era un niño. Cada dos semanas había que comprarle ropa nueva porque se le quedaba pequeña. Manuel pasó de estar de baja en gimnasia a ser el primero de la clase, se desarrolló su musculatura general y creció.

La razón de este crecimiento tan espectacular es relativamente sencilla de explicar. Si el gasto cardíaco, la cantidad de sangre que llega a los tejidos, de un niño está por debajo de la que tendría que ser, este niño está evidentemente por debajo de sus posibilidades de crecimiento, de actividad, etc. En el momento en que este cuerpo - la naturaleza es muy inteligente - recibe la cantidad de sangre suficiente, no solo empieza a crecer sino que incluso trata de recuperar todo lo que ha perdido. Un niño con un marcapasos de "piñón fijo" o sin marcapasos crecerá, pero menos y no será tonto, pero su coeficiente intelectual será inferior; no será lo que podría haber sido gracias a un marcapasos fisiológico.

Desafortunadamente aún hay un porcentaje importante de portadores de estos marcapasos antiguos porque hace años que se los pusieron. El cambio de un marcapasos antiguo por otro moderno es relativamente sencillo y fácil de realizar en manos expertas. Tanto es así que para ello se les ingresa ayer, hoy se les realiza el cambio de marcapasos y mañana por la mañana se van a casa.

Diagnóstico de la Necesidad de un Marcapasos

Hoy en día se está haciendo ya diagnóstico prenatal del bloqueo cardíaco, a las 20 semanas de gestación. En primera instancia lo hace el ginecólogo con el eco-doppler y lo remite a un cardiólolo pediátrico que lo estudia ecográficamente con mayor detalle para realizar el diagnóstico más exacto posible. A partir de las 20 semanas este niño queda bajo control para que en el momento de nacer ya se sepa qué hay que hacer. En el momento del parto allí estará el equipo completo: el ginecólogo, el cardiólogo o internista pediátrico, el anestesista pediátrico y el especialista en marcapasos. Una vez colocado el marcapasos, el recién nacido pasará a cuidados intensivos de pediatría y allí los intensivistas controlaran al niño. Es preciso mencionar una parte importante del equipo muchas veces olvidada, como las enfermeras y los camilleros.

Los Hijos del Marcapasos

Durante muchos años nadie se dió cuenta de que su pulso era muy lento, a 30-40 ppm y su actividad se había acomodado a esta frecuencia cardíaca, por lo que era mínima. En una visita médica rutinaria se detectó esta anomalía y después de estudiar el caso se decidió poner un marcapasos. Al día siguiente se levantó y notó que no se cansaba, que podía subir escaleras. También notó que su pene tenía una erección como hacía años no tenía - gracias al aumento del gasto cardíaco que produce el normal funcionamiento del corazón, a la frecuencia cardíaca adecuada - y decidió celebrar esta recuperación de la actividad sexual con su mujer. Los dos se alegraron de ello. El resultado fue un embarazo y un nuevo hijo en la familia.

* Todos los pacientes de los que se habla en este publirreportaje son portadores de marcapasos reales, aunque se han cambiado sus nombres con objeto de preservar su intimidad y por el secreto profesional médico.

Entrevista con el Dr. GUEROLA

El Dr. Modesto Guerola, es especialista en angiología y cirugía vascular y especialista en marcapasos y miembro de todas las sociedades nacionales e internacionales de marcapasos y de cirugía vascular. Toda esta labor relacionada con los marcapasos, la realiza en la Clínica de Marcapasos SL, en Barcelona, de la que es Director Médico.

- Dr. Guerola, el portador de un marcapasos ¿debe saber que lo lleva?

EJEMPLO

Una persona que vive en un pueblo o en una capital sin atención especializada en marcapasos, al que pusieron uno hace unos años, no tiene carnet de marcapasos y sus controles no son regulares, por la causa que sea. Ahora, quiere controlarse mejor, tener un carnet de marcapasos y no sabe a quién dirigirse ni cómo. ¿Qué hacer?

Lo primero es averiguar qué marca, modelo y tipo de marcapasos lleva y eso lo puede hacer un especialista en marcapasos, puesto que dispone del equipo adecuado para hacerlo. Probablemente en el centro hospitalario en el que le pusieron el marcapasos podrían saberlo en una visita de control. Puede ser ina moelstias desplazarse hasta este centro hospitalario, pero las ventajas de tal acción son incuestionables. Además, es posible que actualmente exista algún otro centro de marcapasos más cerca de donde vive y en su nuevo carnet, constará el nombre del médico o centro hospitalario, la dirección y el teléfono para contactar con él para que le controle el marcapasos.

Nadie tiene que tener problemas para que le pongan y le controlen un marcapasos. Aún en el caso de que sea un marcapasos muy especial o que solo lo controlen en pocos centros, el propio fabricante, cuyos datos figuran en el carnet, puede facilitarle el nombre, la dirección y el teléfono de la persona o centro que puede realizar esos controles. Estos datos se pueden conseguir con una llamada telefónica al fabricante o a su representante local, puesto que se tiene constancia de donde está cada uno de los especialsitas que pueden atender a esta persona.

- El enfermo debe saber que lo lleva, pero debe sentirse curado de su enfermedad, debe vivir su vida con la mayor calidad posible, viviendola de la forma que quieran. Las únicas advertencias serían que los que lleven marcapasos a la derecha que no disparen con una escopeta y los que lo llevan a la izquierda que no toquen el violín por el roce que se crea, en teoría, sobre la bolsa del marcapasos. Aparte de esto que se olviden de que llevan un marcapasos, que hagan una vida normal.

- Usted ha sido el primero y hasta ahora único especialista que ha colocado marcapasos fisiológicos en recién nacidos, no solo en España sino en todo el mundo. Pero, ¿qué quiere decir marcapasos fisiológico?

- Marcapasos fisiológico quiere decir que el niño queda al 100% curado ya que su corazón funciona como el de cualquier otro niño. Además, la operación es mucho menos cruenta puesto que el marcapasos se coloca por fuera de las costillas y por detrás del músculo pectoral y los dos catéteres que se ponen se llevan hasta el interior del corazón a través de las venas. De estos dos electrodos uno va al director del corazón, el nódulo sinusal, escucha sus órdenes e informa al marcapasos de estas órdenes; el otro va del marcapasos al ventrículo para transmitir las órdenes del nódulo sinusal. Eso quiere decir que a cada orden del director del corazón habrá un latido, sea a la frecuencia que sea. Si el organismo del niño pide 180 ppm porque está llorando, el marcapasos dará 180 ppm mientras llore; si el niño duerme y su corazón solo pide 110 ppm el marcapasos estimulará a 110 ppm. Eso quiere decir fisiológico, igual que cualquier otro niño, sin problemas. Un niño sano con capacidad de hacerlo todo.

- Los niños potadores de marcapasos, ¿se comportan diferente que los adultos portadores de marcapasos?

- Los niños son los mejores enfermos porque han llevado el marcapasos desde siempre y nunca hay que explicarles que tienen que hacer una vida normal. Los niños viven su vida y desarrollan toda la actividad física que pueden, ya están curados y no hay que darles más explicaciones.


Volver al índice